lunes, 30 de julio de 2018

Nostalgia de Mircea Cărtărescu

Nostalgia 
Mircea Cărtărescu
9788415130307
Disponible en español
Editorial Impedimenta
Encuéntralo en Goodreads



La memoria laberíntica

Desde que estuve viendo recomendaciones de este autor supe que llegaría a acercarme a su obra y francamente me interesaba adentrarme en literatura rumana (que nunca había leído) y además porque tengo plena confianza depositada en mi siempre amigable y bueno librero Jorge y las recomendaciones que me da. 

Nostalgia es un compendio de relatos cortos y novelas cortas (hay dos de más de cien páginas cada una). Empieza con el conocido cuento El ruletista, en el que se narra la historia de un tipo con una mala suerte realmente invaluable; luego El Mendébil, una colección de recuerdos infantiles y un niño que se alza sobre los demás. El libro luego presenta dos novelas cortas: Los gemelos, una intrigante historia de dos personas y dos voces y R.E.M., la historia de una mujer que le narra a un amante experiencias de su infancia. Finalmente el libro termina con El arquitecto, el retrato de la vida de un hombre común y el cambio que se orquesta cuando acciona la bocina de su auto nuevo.

Mircea Cărtărescu. Fuente de la imagen

La lectura de este libro ha sido desafiante. No solo me fui sorprendiendo para bien por el manejo del lenguaje y las imágenes que nos entrega el autor rumano, sino que estas historias tienen un fuerte componente nostálgico y por eso el título de la colección: las calles de Bucarest de los años sesenta y setenta se hacen reales a nuestros ojos: con sus monumentos góticos, sus calles antiguas, sus edificios polvorientos, sus barrios obreros de clase media, sus parques desolados, sus edificios a medio construir llenos de lugares para jugar y esconderse, sus museos laberínticos, sus niños extraños y sus niñas misteriosas. 

Me ha encantado y me ha confundido al mismo tiempo. El autor se encarga de crear unos entornos tan ricos y exuberantes como la naturaleza misma: capaz de profundizar en ambientes sórdidos, misteriosos y extraños como hermosas imágenes del campo y la ciudad. Estos entornos están armados con descripciones extensas que logran capturar al lector y saturarle como la originalidad con las que las teje que te hace dudar de la realidad de lo que está contando. Pero ¿es necesario saber si el real, o un sueño o ambas cosas?

Los cinco cuentos tienden a relacionarse y presentan una aparente realidad que se va tornando laberíntica, una en la que el tiempo no existe o se deforma según los recuerdos, que conservan poco y sólo logran retener sensaciones y momentos puntuales. Cărtărescu nos lleva por los recovecos de su nostalgia y lo hace toda una experiencia. Su prosa es estilizada, con descripciones detalladas que pueden abarcar muchas páginas. Esto en algún momento me pasó factura ya que me costaba mantenerme conectada y me costó avanzar, son baches desalentadores pero si se persevera y se continua leyendo no decepciona.

De todas las historias de este volumen, mi favorita ha sido Los gemelos. Me mantuvo en constante suspenso, me encantaban sus personajes y siempre estuve preguntándome la verdadera naturaleza de sus narradores. Reconozco la grandeza formal y narrativa de R.E.M. pero es el relato que más me ha costado leer (en él los baches fueron más grandes) y por eso no lo podría catalogar como mi preferido. 

En conclusión, el talento e imaginación de Cărtărescu hacen muy recomendable este volumen de historias. Son narraciones que desafían, que desconciertan y que te hacen imaginar entornos bellos y de pesadilla. Se le ha llegado a comparar con Borges, Kafka y Cortázar, pero no es algo que me de cuenta de su talento o que pueda gustarme. He seguido la recomendación y he descubierto a otro buen autor de la literatura centroeuropea. Cuantas gracias Jorge.

1 comentario:

Locura de lectura dijo... [Responder]

Pues yo la tengo esperando en mi estantería y no veo el momento de ponerme con ella, y mira que le tengo ganas. De este verano no pasa. Gracias por tu reseña, has hecho que la vuelva a tener en cola de espera. Bsss