lunes, 24 de septiembre de 2018

Clockwork angel (The infernal devices #1) de Cassandra Clare

Clockwork angel (The infernal devices #1)
Cassandra Clare
9781406330342
Disponible en español
Editorial Walker Books
Encuéntralo en Goodreads
Leído en inglés
Nivel: Medio


Notas pre-reseña

Cassandra, querida, nos vemos de nuevo.

Me sorprendí a misma, CUATRO años después, leyendo otra vez sobre cazadores de sombras. Pero esta vez estoy leyendo la otra saga, esa que todo el mundo dice "buah pos es que es mejor que la primera" y la que "tengo" que leer antes de leer el sexto y último de la saga principal (porque yo no sabía eso del orden específico). Aunque tengo 0 ganas de volver a aguantar a Clary y Jace otro libro más, yo lo hago por mis otros personajes favoritos, que siempre son los secundarios. 

Yo es que no aprendo

Por eso estamos aquí. No iba a leerla, soy honesta, pero al final me pudo la curiosidad. Y porque, lo digo bajito para que no me maten, ME SPOILEE MUCHAS COSAS. La curiosidad pudo conmigo y todos tan felices. Ya voy diciendo que leeré los tres por malos/aburridos que se pongan y por eso me ganaré otra estrella en el paseo de la fama de los lectores masoquistas. Si existiera uno.

Aclarado todo esto, empecemos.

Not this shit again
Una lista de porqué Angel mecánico es bleh pero pos tiene cositas buenas


Creo que sobra decir de qué va esta historia pero igual les daré un resumen argumental inicial rapidísimo. Año de nuestro señor, 1878. Inglaterra victoriana. Theresa Gray es una joven norteamericana que viaja a Londres para vivir con su hermano Nate, quien emigró a Inglaterra y le ha escrito para que vaya a vivir con él luego de la muerte de la tía de ambos. Cuando Tessa llega al puerto inglés la reciben dos misteriosas mujeres quienes dicen que la llevarán a Londres a encontrarse con su hermano. Ella acepta sin saber que estas mujeres son en realidad dos brujas muy peligrosas que quieren algo de Tessa. Así es como la protagonista entre al mundo de los cazadores de sombras.

No creo ser capaz de separar del todo lo bueno y lo malo, así que iré enumerando las cosas según se me van ocurriendo.

a) Londres victoriano: MAL

La ambietación histórica, que se supone es una de las grandes bazas distintivas de la historia, es MUY POBRE. Hay muy poco de Londres como tal, su gente, sus calles, sus tiendas, sus olores y casi siempre se describe solo su clima frío y lluvioso, que cielo siempre está oscuro y mostar de lejos ciertos monumentos históricos. En ningún momento sentimos una ciudad presente o una época, y si lo hay, es muy poco. Casi todo el libro sucede en recintos cerrados, en el Instituto, en casas o mansiones y si hay descripción es bastante poca. Yo esperaba algo más trabajado y tangible. Bleh. ¿Y el mundo de los cazadores? No hay mucha diferencia en el tratamiento de las mujeres (lo común de la época), solo que los acuerdos son recientes y aún hay conflictos entre subterráneos y los cazadores, lo que es normal. Pero nada más, que siguen siendo una élite excluyente con una política peliaguda, poco más.


b) La trama y la escritura

Aquí le daré crédito a la Clare y es que leyendo este libro no quise sacarme los ojos con un tenedor en llamas. Se nota que ha ido puliendo su prosa y ha mejorado, aunque todavía describa a los personajes de forma repetitiva usando las mismas palabras. Su intento de una escritura ajustada a la época usando muchas palabras antiguas podría haber salido mejor pero no. Queda forzado. Pero eso sin duda no es lo peor de este asunto.


La trama es supremamente irregular. A ver, que el libro tiene unas 480 páginas pero la trama avanza a paso de caracol disecado. Hay momentos de muchísimo infodump y la protagonista se la pasa escuchando discursos de otros o leyendo de un libro sobre el mundo de las sombras. Pero a la niña nadie le menciona nunca que es un parabatai. Y encima, se siente reciclada y poco original aunque tenga un par de sorpresas en el camino. No sé, es un poco raro todo, solo sé que es un libro que usa cliffangers reglamentarios pero que no te da ganas de leerte cien páginas de un tirón. Es como el Londres que se describe en el libro: bañado por una lluvia incesante y que se la pasa mojado y sin chispa. 

c) Los personajes

Aquí es donde me explayo más. De verdad, si la trama es aburrida y le cuesta despegar, esperaba encontrar algo más interesante en los personajes, que son los que pueden aguantar una historia con poca trama. PERO NO. No me sorprende para nada ver que Tessa, nuestra protagonista, es menos interesante que el pasto bajo las ruedas del carruaje por el que pasa. Es una Mary sue de manual, que no es muy bella pero los guapos de turno la ven bonita. No es muy diferente a Clary y por eso me generó una enorme indiferencia. Es un copo de nieve especial que tiene coraje pero al final no puede hacer mucho en una pelea. He pensado sobre esto y lo que ya no me sorprende pero si me apena es que Clare crea unos personajes principales aburridos y sin chicha pero lo bueno se lo guarda para los secundariosY este libro no es la excepción.

William Herondale. Por el que todas las chicas morían cuando esta saga era tan popular. Y yo la verdad es que no he visto mucho que lo diferencie de su yo de un siglo y poco en el futuro: Jace Wayland. Lo siento pero se parecen tanto que escandaliza, solo que Will tiene el pelo negro y los ojos azules. Es el típico chico borde, con corazón de oro y un pasado trágico. Check, check, check. Poco más. Por su perfección física es que no he podido dejar de imaginármelo como un idol del Kpop.

Pero pasemos a lo bueno. Lo único medio bueno por lo que salvaría a este libro de tener una nota bajísima es James Carstairs. A ver el día que a la Clare se le ocurrió crear a Jem, creo que fue el mejor día de su vida porque este personaje es lo mejorcito que tiene este libro, sino el mejor de todos (y eso que soy fan declarada de Alec y Magnus y me encantan Simon e Izzy). Jem es un tipo silencioso y amable, con cabello y ojos muy pálidos. Chino-británico. Es astuto y observador y si bien es un cazador de sombras con un pasado trágico y con un problema grave a cuestas, eso no le impide que trate de seguir adelante con su vida y no dejarse vencer de lo malo. Es educado y hasta gracioso. Y cuando siga leyendo sobre él no podré evitar imaginármelo como Leo de VIXX. Es una pena que un personaje como Jem no salga tanto en el libro.

Eunhyuk como Will 

Leo como Jem 

Los demás secundarios son agradables y poco más que pasan sin pena ni gloria: Charlotte y Henry, jefes del instituto de Londres y Jessamine, una cazadora de sombras con conflictos internos que se parece un poco a Izzy pero sin ser divertida ni tener mucha chispa. Thomas, Sophie y Agatha, que están presentes pero son más paisaje que otra cosa. Y otro detalle, ninguno de los personajes HABLA como en una historia de época... será que he leído  muchas novelas ambientadas en este siglo pero no había nada en la forma de hablar de ninguno que diera de verdad un atisbo de ese momento ¿o solo yo lo he notado? Ni siquiera hay diferencia con Tessa, que se supone es de Estados Unidos y el resto son ingleses.

d) Los villanos

A ver que todo el asunto steampunk de la novela se relaciona con lo que es la gran amenaza aquí. Resulta que hay una persona que se hace llamar El Magister y está planeando usar unas criaturas robóticas que parecen copias de los Cybermen de Doctor Who para causar muchas cosas divertidas y malvadas. Pues todo el asunto es interesante pero se queda bastante desaprovechado y poco original, qué les digo.

Parecidos razonables. Crédito aquí

Encima es que yo no entiendo por qué todos los malos ya sean subterráneos o humanos tienen que ir contándole a todo el mundo sus planes malvados como si les diera vómito verbal. Es que queda como raro y los malos quedan como villanos de cartón piedra por andar contando todo de buenas a primeras. A ver amigos reaccionen.

e) Las sorpresas

No son muchas y las que hay te sorprenden, pero no mucho. O sea hay varias traiciones y sopapos en la cabeza que no te ves venir pero nada que no me suene de antes o que me parezca remotamente original. O sea, no mejora o desmejora mi impresión general de la historia. Y las preguntas, el libro deja al aire MUCHAS preguntas solo por el aire de mantener un misterio que no sé si vale la pena mantener.

Conclusión


Es un gran y largo meeeeeeeeeh. No es una historia para odiar pero tampoco es para adorar y decir que es genial. Luego de tres libros de cazadores yo pensaría que la Clare podría haberse montado algo más original y creativo en esta historia, pero mi gozo a un pozo. Es más de lo mismo solo que un poco mejor escrito y con un personaje tan molón como Jem. Te entretienes y pasas el rato con la historia, pero nada más. Ya estoy en este tren y seguiré con la saga a ver qué pasa.

sábado, 22 de septiembre de 2018

At the edge of the universe de Shaun David Hutchinson

At the edge of the universe 
Shaun David Hutchinson
9781481449663
No disponible en español
Editorial Simon Pulse
Encuéntralo en Goodreads
Leído en inglés
Nivel: Medio


Es una verdad unversalmente aceptada que en este blog recomiendo con mucho entusiasmo todos los libros de este autor de Florida y esta es la tercera novela suya que he leído. Si quieren saber más en detalle lo que opino de sus otros dos libros pueden visitar mis reseñas aquí y aquí.

Oswald Pinkerton, Ozzie para los amigos, es un jovencito que está en su último año de colegio y trabaja medio tiempo en una librería. Su vida en el pequeño pueblo de Cloud Lake no podría ser más aburrida y simplona, solo lo arreglan sus mejores amigos Lua y Dustin y su novio y amigo desde la infancia llamado Tommy. Pero las cosas se ponen mal cuando un día, Tommy desaparece de repente. Lo más extraño es que Ozzie parece ser el único que lo recuerda, nadie más. El tiene el presentimiento que el universo se está contrayendo cada día y por eso ni la madre de Tommy recuerda a su hijo. Y por eso Ozzie está dispuesto a buscarlo.

Fotografía de Taryn Manning en Unsplash. Crédito aquí

Después de leer We are the ants, la premisa de este libro puede sonar parecida: una circunstancia sobrenatural sobre algo extraño que está sucediendo en el universo y el protagonista sabe de esto y debe buscar la forma de solucionarlo. Se trata de una pregunta de ciencia ficción que creo que Shaun sabe ejecutar bien, pero no se trata solo de eso. La historia es mucho más que la búsqueda de la persona amada y de uno mismo, sino todo un conjunto de situaciones y temas que son más comunes de lo que parecen: divorcio, crisis financiera, abuso sexual, maltrato intrafamiliar, pobreza y la cuestión del descubrimiento sexual y de género.

Ozzie es el protagonista y narrador de la historia. A través de él conoceremos a todos los personajes: su mejor amiga Lua, un chico género fluido que es muy talentosa con la música y puede llegar muy lejos; Dustin, un joven asiático que pasa por una situación difícil en su casa y Calvin, es un muchacho inteligente y atlético pero está pasando una fase problemática desde hace tiempo y atrae la atención de Ozzie. Podemos ver la situación familiar de cada uno porque en este libro los padres aparecen y hacen parte de la historia. Creo que cada personaje secundario está bien trabajado, incluso a través de flashbacks vamos conociendo a Tommy, el novio de Ozzie y como fue su relación.


La escritura de Shaun hace que la historia se torne cercana y amena y que tenga frases y momentos emocionantes, duros y también muy bellos. El viaje de Ozzie no es solo para entender que no está loco, que no va a terapia porque sus padres lo obliguen sino porque hablar de sus problemas puede ayudarle a expresar todo lo que siente y porque está atravesando un momento de su vida en el que hay que tomar decisiones y debe aprender a enfrentarlas.

A pesar de sus enormes puntos positivos, hay detalles que no me han convencido tanto. Hubo momentos en que la historia le costaba continuar y atravesaba baches narrativos y la resolución final del conflicto si bien es creativa e imaginativa, me hizo un poco de ruido detrás de la oreja. Por eso creo que contar con una premisa como las que usa el autor pueden salir muy mal o muy bien. En este caso ha salido bien, pero con sus detallitos.

Igualmente, ha sido una novela que me ha implicado emocionalmente y me ha hecho empatizar con los personajes y sus historias. Es una bellísima y dura historia sobre seguir adelante, buscar tu futuro y aprender a tomar decisiones. Es una verdadera pena que este autor no haya sido traducido al español y más personas puedan conocer sus libros. Y sobre todo la importantísima nota que el autor pone al final hablando y animando a otros como él que han pasado por situaciones de depresión y pensamientos suicidas que ESTÁ BIEN buscar ayuda y que los problemas no hay que enfrentarlos siempre solo. Que se puede seguir adelante.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

¿Leer es una competencia?


Siempre me gusta dejar por escrito las cosas que me hacen reflexionar y por eso suelo escribirlas en el blog. Desde hace tiempo las formas de leer han cambiado y sobre todo los medios para acercarnos. Y con ello los medios de comunicación han ido haciendo eco de esto (superficialmente en muchos casos), y de alguna manera u otra ha servido para que se sepa de la relación de los libros y el internet.

Y uno de los mejores ejemplos es las diferentes plataformas en las que podemos hablar de libros hoy en día. No solo en la creación plataformas de blog como Blogger y Wordpress y redes sociales y aplicaciones como Instagram, Facebook, Goodreads y Youtube. Cada una con sus potencialidades y hablando de libros de forma escrita, hablada y gráfica. Son muchas las opciones en las que el libro ya está presente.

Pero otras cosas malas han venido con ello. No sólo se trata de las personas más famosas de este medio, su creciente fama y lo que pueden hacer con ella. La eterna polémica de la colaboración editorial —de la que ya he hablado en el pasado—, y cuando la lectura y el libro como objeto se banaliza y se piensa que leer es una competencia en la que hay que ganar: ya sea cuántos libros compres o leas.


Hace tiempo descubrí que no podemos medir exactamente todo lo que leemos: todos los días leemos en el teléfono estados de Facebook y Twitter, noticias e información en aplicaciones y sitios web. Siempre estamos leyendo algo y por eso no es 100% cuantificable. Por eso también contamos los libros que leemos y he notado ciertas tendencias a contabilizar otras cosas: cuantas autoras y autores, cuantos libros de fantasía y contemporáneos e incluso he visto cuantos libros con temática LGBT se leen en un año. Los libros y los números parecen ser los mejores amigos.

¿Es algo realmente malo? No lo creo, depende como se aborde porque hay muchas cosas alrededor. Se supone que somos una comunidad de lectores que compartimos una misma pasión por la literatura, pero en muchos casos esa unión se rompe y cuántos números se tienen en redes pasa a ser muy importante. Y eso hace que haya división y por ende, separación.

En la pasada Fiesta del libro nos reunimos bloggeros, booktubers y bookstagramers de mi ciudad y algunos de otras ciudades para conocernos, hablar y volver a fomentar eso que nos une: al final todos somos lectores, indistintamente de la plataforma que usemos. Y una reflexión que nos quedó fue que al final todos queremos algo en común y eso es que más gente conozca la lectura y se enamore de ella.

Y es algo que a veces olvidamos. Porque el amor y la pasión por los libros no se puede medir. Y menos competir por ello porque no hay una meta a la que llegar en primer lugar ni te dan un premio por leer.