lunes, 20 de noviembre de 2017

Reflexión: evaluando mi estantería y la compra de libros

Hoy vengo a conversar o más bien, reflexionar sobre un tema en el que he estado trabajando y que ha llevado a que haga muchos cambios en lo que a mi vida lectora se refiere. Como anécdota personal, en los últimos cuatro años me he mudado cuatro veces y con tantos empaques y desempaques es cuando te das cuenta que tienes demasiados libros. Y era muy cierto. Cuando me puse a pensar sobre eso también noté que muchos los compré por impulso sin estar cien por cien segura si llegaría a leerlos. Y eso termina pasándote factura.

Técnicamente empecé a armar mi estantería personal tipo en el año 2010 y parte de mis ingresos universitarios los gastaba en comprar libros, sobre todo en español. Con el tiempo empecé a notar que como leía mucho de la biblioteca, mis pendientes propios no disminuían y siempre tenía una TBR eterna. Y no solo por esta razón, era porque leía más lento de lo que compraba (tuve épocas de comprar muchos libros pero fueron disminuyendo) y por eso mis pendientes fueron creciendo de forma exponencial. Ya por el año 2014 empecé a adquirir libros en inglés y a leerlos de forma constante. Con este cambio dejé de comprar mucha literatura en español pero mi biblioteca seguía teniendo, según llegue a estimar, unos 200 libros.

Se que para muchos eso puede parecer muy poco, pero el asunto de mi vida es que con tanta mudanza y demás no pude comprar ni he comprado una estantería propia. Y con tantos empaques y desempaques tenía miedo que mis libros se fueran deteriorando. En mi última mudanza, tiempo después de haberme instalado en la nueva casa, pensé que había llegado el momento de revisar a conciencia mis libros y empezar a deshacerme de varios que no quería seguir cargando más y que sinceramente no quería tener a posteridad.

Cuando empecé a seleccionar y a separar, jamás pensé que sería tan fácil como fue. Libros juveniles que me gustaron en su momento, libros adultos que francamente quería en otra edición, ediciones bonitas de libros en español pero que pensaba adquirir en inglés... todo eso fueron algunos criterios de selección entre libros leídos y libros nuevos. Muchos lectores notaron que estos libros los puse a la venta, todo esto con el propósito de comprar otros libros que sí quería y además me ha servido para costearme la universidad. También regalé libros a amigas y personas que los leerían. Esto fue por así decirlo una gran purga que hice a mi yo del pasado, que era algo consumista a veces y no pensaba a cabalidad sobre los libros que iba a comprar.

Hoy en día todavía tengo varios para la venta y espero poder llegar a venderlos todos o intercambiarlos si a alguien le interesa. Luego de la purga masiva llegue a disminuir mis libros en más de cincuenta y ahora llegan a ocupar un estimado de tres cajas de tamaño grande, cuando antes eran cinco o seis. Con esto no quiero decir que no seguiré comprando, porque lo seguiré haciendo, pero de forma más racional. Toda esta experiencia me dejó grandes lecciones:

Comprar libros que genuinamente me interesan
Comprar libros en su idioma original (a ser posible)
Participar en concursos/sorteos de libros que DE VERDAD me interesan
Comprar libros que ya he leído pero que no los tengo (solo los que de verdad me gusten)


Esos son mis planes para tener una estantería solo con los libros que me gustan. Creo que todos tuvimos esa época de querer tener todos los libros, pero no es realista ni sostenible en casos como el mío. Ahora me gustaría saber si han tenido un proceso similar y como llevan ustedes la compra de libros.

10 comentarios:

Kitty Litter dijo... [Responder]

Hace poco he pasado por un proceso similar. El año pasado me mudé a Madrid, que esta a cinco horas de mi ciudad, y me llevé la mitad de mi estantería entre visita y visita. Cuando tocó volver... imaginate. Eso era insostenible. Casi no había espacio para mi en el coche. Así que cuando me reinstalé empecé a separar y a guardar. Además, era ridículo, no me entraba nada más en la estantería. Y a día de hoy, por muchos libros que haya quitado, siguen siendo demasiados. Pero si, es muy fácil separar una vez tomada la decisión porque sabemos perfectamente que libros son los que están para quedarse y cuales de paso. Ay los impulsos...
Un saludo <3

Meri Rodvar dijo... [Responder]

Hola,
Justamente el año pasado vendí en una tienda de segunda mano tres libros porque ya los había leído y no me interesaban más pero solo me dieron unos 5 euros aunque algo es algo considerando que no trabajo. Este año (o quizás el siguiente considerando a que mes estamos) venderé unos cuantos más, porque igual que tu, me los compre por impulso o porque eran parte de la carrera y han sido gastos en su mayoría innecesarios. Y bueno, al no tener dinero ahora espero a Navidades para recibir libros que espero sean bastantes para que me duren un añito.
Espero que cumplas con el reto, que a veces los impulsos son muy difíciles de aguantar. Pero seguro que lo consigues.
Saludos.

Jisela Riascos dijo... [Responder]

Hola Nina!! Qué entrada más interesante. Como dices, todos los lectores pasamos por una etapa en que queremos simplemente llenar nuestra estantería, tener muchos libros independientemente de si los vamos a leer o no.

Doscientos libros es una cantidad grandota, yo a duras penas tendré la mitad, pero desde hace dos años que me propuse a leer de verdad los libros que ya tengo, simultáneamente dejé de gastar a la primera mi dinero en libros y me he vuelto más consciente de que es importante la calidad y no la cantidad. No he podido leer todos los que tengo aunque no son tantos, y me di cuenta de que en mi afán por tener muchos libros compré algunos que resultaron ser una perdida de dinero porque ni siquiera pude terminar de leerlos.

Besos!!

Claudia S. dijo... [Responder]

Holaaa, yo con todos los libros que tengo ya he empezado a sacar unos para sortear. Son esencialmente libros que ya leí pero que puedo deshacerme de ellos porque no me gustaron lo suficiente como para que ocupen espacio en mi estanteria. Ahora soy muy selectiva con los libros que compro, no como antes que me dejaba llevar mucho por el hype del momento.
Besos!

Mientras Leo dijo... [Responder]

Mi casa es un desbarajuste con libros formando columnas insospechadas que salen en las esquinas. Y me modero comprando, pero me gusta tanto leer,...
Besos

Yahira potter dijo... [Responder]

A veces hay que purgar estantes para hacer espacios
Yo por ejemplo me he dicho no comprar libros hasta no leer los que tengo pendientes (ni sorteos ni colaboraciones)
En cuanto a compras cuando vuelva ha hacerlo de momento seguiré estas reglas
1. Libros de sagas empezadas
2. Como tu has dicho, libros que de verdad quiera leer
Y en cuanto a los sorteos opino lo mismo solo apuntarme si de verdad me interesa algún libro y si me toca el que no quiero es mejor enviar un mensaje al blog y decir que haga de nuevo el fallo
Un beso

Ana Arcia dijo... [Responder]

Hola, por ahí.
Siendo honesta, me gusta comprar a conciencia. Sí he tenido unos arranques de compras compulsivas, pero la mayoría del tiempo compro libros que realmente deseo tener. Así que me parece muy bien que ahora cuides más esos aspectos porque, ¿para qué gastar o tener cosas que no tenemos interés en leer?
Yo planeo sacar varios también. Generalmente los dono o los entrego en los intercmbios de libros.
Saludos :)

CalypK Jinx dijo... [Responder]

Yo he vendido algunos libros por cuestiones de economía, pero incluso si no es un fave o imprescindible de alguna manera, a mí sí me pega. Pero ahora que he salido de ciertos libros también he cuestionado mi consumo respecto a ellos y teniendo en cuenta que algún día pienso emigrar, pienso adquirir más a conciencia y no trabajar activamente para construir mi biblioteca, porque cuando me vaya ¿quién cuidará de mis pequeños?

Nina dijo... [Responder]

Muchas gracias por todos sus aportes que estamos de acuerdo con muchas cosas

Eva Reads dijo... [Responder]

Cuando conocí booktube hice muchas compras por impulso, luego de leerlos me di cuenta que no me gustaron mucho y aprendí a ser más selectiva, ahora cuento con 40 libros pero son libros que se que voy a releer una y otra vez, el resto son de segunda mano que compro,vendo o intercambio, no está nada fácil ganar plata hoy en día así que hago un análisis minucioso si realmente quiero un libro o lo estoy comprando sólo porque está de oferta/popular.