lunes, 9 de mayo de 2016

Ácido sulfúrico de Amélie Nothomb

Ácido sulfúrico de Amélie Nothomb
Editorial Alfaguara ~ 9788433971210
Encuentro en Goodreads

El último grito en programas televisivos de entretenimiento se llama «Concentración». Un equpo de televisión hace una redada por las calles de París para reclutar a los participantes de este reality show, escogiendo aleatoriamente entre la población. Los participantes serán trasladados al plató en vagones precintados, como los que trasportaban a los judíos durante el exterminio nazi, y serán internados en un campo en el que otros concursantes desempeñan el papel de kapos. Bajo la estricta vigilancia de la cámara de televisión los prisioneros serán golpeados y humillados de cualquier modo, todo es válido mientras suban los niveles de audiencia.  El momento más esperado llega cuando, cada semana, los telespectadores pueden participar en el concurso gracias al televoto: sin moverse de sus casas pueden eliminar-ejecutar a uno de los participantes del show.

CKZ 114

Como fan declarada de la señorita Nothomb, cada poco a poco voy leyendo sus novelas porque ella es bastante recurrente a la hora de publicar. Esta es una de las más conocidas para algunos, una de las que se aleja de la vertiente autobiográfica y entra en un tema distinto.

¿Que pasaría si los antiguos campos de concentración nazis tuvieran cámaras de televisión que lo grabaran todo? Llego a Francia Concentración, el programa de televisión que muestra la vida real en un campo donde no se pierde un sólo detalle de todo lo que sucede. Personas de cualquier lugar han sido reclutadas para ingresar a estos campos y otros participantes han sido entrevistados para ser seleccionados como kapos, es decir quienes son los guardias y pueden obligar a los presos a trabajar si holgazanean mucho y luego a ser condenados por decisión de los mismos. Pero en medio de las cámaras que lo ven todo, una prisionera resalta sobre la masa de caras grises, llamada ahora CKZ 114, que sin duda se convertirá en un rostro conocido del público.


Un tema tan sensible como los campos de concentración es difícil de abordar, pero más aun, lograr que se relacione con algo tan actual como los reality shows lo es mucho más. En esta novela corta, la escritora belga logra formar una sátira sobre nuestra cultura televisiva actual, en la que los temas difíciles atraen y el morbo de ver lo que pasará aunque no me guste es lo que impulsa a a muchos a no separarse de la pantalla. Eso es, tener conocimiento de causa.

En Concentración, el método de exterminio es el mismo pero en el caso que todas las miserias humanas, la desesperación y a veces la amistad se ven trasmitidas a muchísimas pantallas. Los expectadores enculubran o condenan a los presos, les aman o les odian. En este mar de caras aparece una que brilla, la joven CKZ 114 que aparece reservada y misteriosa, pero que capta el interés de una de las kapos más malvadas, Zdena. Gracias a este ensañamiento de la kapo con la joven, se darán toda clase de reacciones entre sus compañeros presos y el interés que esto suscita en los creadores del programa.


En medio de la relación de la presa y la kapo, veremos como funciona este reality y cómo cambian los tiempos cuando el horror se hace espectáculo. La novela toca todos estos puntos y muchos más, haciendo pensar al lector de si bien no hemos visto algo así, cuánta curiosidad han despertado en nosotros los realities. Esta crítica, esta forma de destapar las emociones humanas y lo que puede llegar a tolerar es de lo más valioso que deja la lectura. Como mencioné, la novela es corta, está bien escrita y es inteligente y precisa en sus afirmaciones.

La novela tiene ese toque de la autora (la calidad de dios de alguien, bastante recurrente) pero que ha sido descubrir otra faceta de la narrativa de Amélie Nothomb que vale mucho la pena explorar. Una novela interesante, breve y que puede resultar tan desoladora como pretende.

9 comentarios:

Nube Cleyra dijo... [Responder]

Me gusta mucho lo que cuentas, llevo tiempo queriendo leer algo de la autora, no empezaré por este libro pero si que lo leeré.
Besos

Alejandra Hernández dijo... [Responder]

Oye Nina, qué bien suena esta novela. De verdad, la idea suena muy bien y me causa conflicto sólo de pensarlo. Con esto, quiero decir que sé que te gusta Amélie Nothomb y varias veces me he planteado qué libro elegiría si tuviera la oportunidad y este me gusta mucho. Ojalá se pueda y ya te contaré qué impresión me dejó.

Te mando un beso enorme y te deseo un bonito inicio de semana♥

Mangrii dijo... [Responder]

Hola :) La verdad que me suena muchísimo, y creo que esta en alguna de mis listas. Una lectura interesante, tengo ganas de probar a esta autora. Un besin^^

Jisela Riascos dijo... [Responder]

¡Hola, Nina!
La verdad no me gusta mucho leer libros inspirados en la II Guerra Mundial o el Nazismo y todo lo que esta época provocó en la humanidad, no solo en los judíos porque como dices en la reseña es un tema demasiado delicado y desolador. A pesar de eso generalmente leo este tipo de obras porque de una u otra forma algo me convence de hacerlo, y casi siempre terminan gustándome y poniéndome triste, jaja.

Aún así en este caso no creo que me anime con el libro, dado el punto de vista en que se aborda el tema...a no ser que como a ti la autora me conquiste.

Besos!

Lady Ovejita dijo... [Responder]

Me sorprende que se trate el tema del holocausto desde esta perspectiva, la verdad. Al ser una novela corta es probable que le dé una oportunidad, porque me despierta curiosidad.

CalypK Jinx dijo... [Responder]

Que fuerte, me lo anoto, algún día tengo que ponerme con esta autora.

Nina dijo... [Responder]

Gracias a todos y espero lo lean.

Saru dijo... [Responder]

Tengo pendiente esta novela junto con la de Estupor y temblores :)

¡Besos!

Abracalibro dijo... [Responder]

Lo leí el año pasado sin haber leído nunca antes nada de la autora y me gustó mucho.
Genial reseña.
¡Nos leemos!