jueves, 12 de septiembre de 2013

De malos y odiados a amados y fangirleados

En la mayoría de los libros/series/pelis nos podemos topar que personajes que al primer momento son de odiar a muerte. Es inevitable que queramos echar fuego por la boca cuando los vemos pasar, fastidiar al protagonista y hacerle la vida imposible. O simplemente ser una terrible amenaza para todo el mundo. Parecen estar destinados a fastidiarle la vida a todo el mundo y no podemos evitar arrugar muchísimo la nariz cuando entran a escena. Por poner algunos ejemplos ¿Cómo olvidarse del horrible Voldemort? ¿De Sauron y Saruman? ¿Incluso de la malvada Victoria que quería matar a Bella como fuera? ¿El terrible presidente Snow? ¿El odioso pero achuchable Rumpel? Incluso del petardo y plano Valentine Morgenstern? sólo por mencionar algunos.

¡Uy que malote!

Es curioso cuando se nos presenta una persona con 'mala actitud y comportamiento' y la etiquetamos como "mala" desde el primer momento. Le ha pasado a varios personajes en muchos libros, como le pasó a Severus Snape en la saga de Harry Potter. La autora, J.K. Rowling se encargó de presentarnos a un mago frustrado y resentido de la clase de pociones, que cada vez que veía a Harry y sus amigos parecía querer freírlos en una paila con aceite caliente. En más de la mitad de la saga nos lo presentan como el peor profesor de todos, odioso, cascarrabias y entrometido. Pero es un gran golpe de efecto e interesante cuando la autora se encarga con el paso de los libros de humanizar a este personaje que al parecer es 'una mala persona'. Nos dimos cuenta cómo era Severus realmente. Por qué se comportaba así, como pasó al lado oscuro y lo que tuvo que hacer para mantener una promesa y el recuerdo de una persona. La diferencia radica en darle matices y motivaciones a una persona para hacer lo que hace (sea bueno o malo). Es cuando uno considera ¿quién es realmente malo? ¿una persona puede ser realmente mala del todo?

A mi parecer todo depende de las circunstancias y la historia personal de alguien. En este punto el pasado hace una persona. Es más probable que alguien tuvo una infancia difícil o una adolescencia traumática vaya a desarrollar malos comportamientos en su vida adulta. Otro ejemplo que puedo recordar para reforzar esta teoría es el infame Jaime Lannister de la saga de Canción de hielo y fuego de George R.R. Martin. Metido a caballero muy joven y ascendido a guardia real por amor aunque matando las esperanzas de su padre de heredar Roca Casterly. Un buen día pasa a ser la desgracia de todo el continente al asesinar por la espalda al rey loco que juró proteger (aunque éste quería matar a cientos de personas inocentes). ¿Hizo el bien? a su parecer si que lo fue, pero ahora su reputación esta manchada, nadie sabe el bien que realmente hizo y ya no es un ser digno de confianza. Por eso "Matarreyes" le llaman. A través de sus acciones ha sido considerada 'una mala persona' sin serlo realmente, al menos no del todo. Mal visto por todo el mundo es cuando el lector lo conoce en el primer libro, y luego cuando hace algo horrible pero justificado, acaba de ensuciar su imagen. No tenemos más remedio que odiarlo. Es un ser imperfecto aunque aparenta tener una sonrisa para todo el mundo. Y como sabemos los lectores de la saga, en el tercer libro 'Tormenta de Espadas' es el libro donde Martin se encarga de presentarnos al verdadero Jaime (aparte que literalmente lo pone a comer mierda y florecillas) a pesar de su figura de hombre correcto es un tipo impulsivo, bocazas y algo engreído, pero que a pesar de todo puede ser una buena persona. Las apariencias pueden engañar.

Al parecer todos los seres humanos somos buenos por naturaleza. Hay un dicho que dice "El hombre es bueno pero la sociedad lo corrompe" del filósofo francés Jean Jacqes Rosseau. Puede parecer cierto o falso para ciertas personas, pero creo que es muy cierto. A veces marca con quién crezcas, con quién te relaciones y que modo de vida tengas en diferencia en cómo quieras ser como persona. Son cosas que influyen. En el caso de los personajes literarios, casi nunca conocemos realmente las motivaciones, pensamientos de esos personajes que parecen malas personas. Hay unos que son 'malos' a secas, malos porque si. Pero hay otros que a pesar de podemos odiarlos mucho son magnéticos, atrayentes y no les deseamos el mal. Porque evolucionan para bien en algunos casos y pueden mostrar su verdadera personalidad (como los casos que he citado). Como dije, depende lo que consideres "bueno" o "malo". No hay buenos o malos, solo hay personas.

Considero importantísimo que un autor se preocupe por darle dimensión a sus personajes, a todos por igual porque caer en estereotipos en el bueno y el malo. Porque realmente los seres humanos no pueden ser ni remotamente buenos o malos, blancos o negros. Es más bien un gris que puede ser más claro o oscuro. Podría citar varios ejemplos sobre un caso contrario a este, cuando alguien lucha aparenta ser lo que no es. Donde una persona 'buena' puede llegar a ser mala. Un caso es una persona como Jack Torrance de El resplandor de Stephen King. Uno de los personajes más complejos que tenido el placer de leer. Imperfecto, alcohólico, odioso, violento, con accesos de rabia aunque sea tierno y desee ser un buen padre y esposo e intenta hacer lo mejor por su familia (parecido al caso de Walter White de la serie Breaking Bad). Esto daría para otra entrada, pero refuerzo mi teoría de no hay buenos ni malos.

Here's Jooohny

Cuando un personaje logra que cambies tu concepto de él, cuando la impresión que tenías era muy negativa y puede ser cambiada por completo, (a lo Mr. Darcy señoritas) es cuando creo que está bien construido y es realista. Cuando logra pasar del odio al amor. Puede no ser acertada esta premisa, pero lo sucede es que se revela como ser humano. Ni malo ni bueno. Solo humano.

25 comentarios:

relatosmagar.com dijo... [Responder]

Estoy de acuerdo y el párrafo final me ha encantado :-)

Mari dijo... [Responder]

Me ha encantado la entrada que nos traes hoy. Es cierto el ser humano ni es bueno ni malo es un tono gris y cuando un autor consigue que su personaje sea del tono "gris" es cuando nos convence a nosotros a su público y como siempre pasa nos hacemos fans de ellos porque al final acabamos comprendiendo la razón de sus actos y no sé, creo que nos gusta pensar que los malos siempre pueden ser salvados de la oscuridad o que son cariñosos y que todo es cuestión de fachada como la Bestia de Bella.

Clara Cañero dijo... [Responder]

¡¡Qué bonito, Nina!! Me ha encantado el artículo. Yo creo que no hay gente buena ni mala, solo personas que se comportan bien o mal según el momento y sus circunstancias. Y mi adoradísimo Jamie es el ejemplo perfecto de ello. ^^

Laura Tejada dijo... [Responder]

Me ha encantado la entrada. Yo creo que si en una novela sacas a un personaje "malo" pero luego vas matizándolo y pintando el lienzo de la vida que lo ha llevado a ser como es, esa novela gana puntos extras. En un personaje no hay nada mejor que las luces y las sombras, pero es difícil darles la cantidad idónea de cada para hacerlos como uno quiere.

Besos!

iPensamientos de Patri dijo... [Responder]

Verdades como puños.
Las personas no son malas o buenas, simplemente. Y eso tenemos que verlo, como bien dices, no es blanco y negro, es gris.
Muchos personajes que creemos malos, no lo son, puede ser una coraza, puede ser por las circunstancias, da igual, lo que tenemos que hacer es conocerlos.

BESOTES

Elena BeL dijo... [Responder]

Qué buena entrada :D Tienes toda la razón y creo que ahí está la genialidad de algunos escritores, ¿no? Porque nos hacen odiar a unos y querer a otros y nos terminamos dejando llevar por multitud de prejuicios. Nos engañan totalmente cuando en realidad es simplemente que no hay malos ni buenos, simplemente personas humanas (a veces no son estrictamente humanos pero hay cierta humanidad xD), como bien dices tú.
Un beso.

Chivitouille dijo... [Responder]

A mi me resulta sumamente interesante descubrir las motivaciones de un personaje para ser como es, porque ahí te das cuenta de que el autor pensó en todo o simplemente lo hizo así porque si.
Me gusta mucho que un autor pueda lograr eso de que cambies de opinión con respecto a un personaje, porque como dices, lo hace realista.

Saludos ^^)

Karou! dijo... [Responder]

«Ni malo ni bueno. Solo humano.» Gran verdad. Siempre he pensado eso, somos lo que nos enseñan ser. Y en literatura, cuándo el autor llena de matices un personaje y hace que entendamos y conozcamos por qué es malo y tiene un desarrollo, claro, pasa como con Jaime: se hace amar. No como Valentine, que no se sabe bien el origen de su maldad.
Y yo particularmente, cuándo los malos están muy bien desarrollados, aunque no cambien, termino apoyandoles xD
Me ha encantado el post.

Sabinela dijo... [Responder]

Un diez de entrada!!!! la he disfrutado mucho!

Besos

Bam dijo... [Responder]

A mí me encanta Jaime Lannister <3
Sé que en el fondo es bueno y me encanta su sarcasmo n.n
Snape tambiíen me cae bien, siempre me hacía reir cuando hablaba con Ron <3
Besos!

SantitAh dijo... [Responder]

Ves por qué te quiero, Nina!!!
Totalmente de acuerdo... últimamente tengo debilidad por personajes incomprendidos el mejor ejemplo de eso es Snape (personaje que amé desde hace años y que todos me miraban feo cuando decía que lo amaba, claro pero llegan al último libro/peli y de repente todos aman a Snape desde siempre, panqueques) o mi adorado Perro. Y Rumple... oh es el "malo" más genial que vi en mi vida, y el actor hace que lo amemos sí o sí.
A mí me pasa muchas veces que trato de no juzgarlos ni odiarlos ni amarlos de entrada, les doy el beneficio de la duda. Cuando un personaje no me cierra prefiero no encasillarlo de entrada, nunca sabemos que lo llevó a ser como es. Y está bueno cuando los autores logran darle esa complejidad, siempre y cuando sea entendible, lógica.
Pero por ahí me dejo llevar por mis impulsos y odio o amo a algunos personajes desde el principio, cuando esto pasa tiene que haber una muy buena razón para que cambie mi opinión de ellos.

Me encanto la nota.
Que andes bien

Lesincele dijo... [Responder]

He adorado tu entrada....y los ejemplos! el único que me ha costado ubicar ha sido victoria...menuda memoria que tengo xDD

Un beso!

AlexeiDiStef dijo... [Responder]

Me ha encantado la entrada ^^ Y muy de acuerdo en casi todo, excepto en lo de que todas las personas malas tienen algo pasado que las hace ser malas, que no hay malos ni buenos, sólo personas. Eso depende mucho de cómo se mire. Los hay que nacen malos y eso es así, muchos asesinos, pederastas y psicópatas, cuya infancia era feliz, no tienen ningún aliciente para hacer lo que hacen, lo hacen porque quieren. Es cierto que hay muchos "malos" que son así por circunstancias, pero no todos las tienen. Igual que hay buenas personas que de pequeños tuvieron una infancia terrible y han pasado por cosas espantosas y, sin embargo, son buenos. Hay muuchos matices en eso.
Pero bueno, en cuanto a los libros, sí que es verdad que es mejor ver el trasfondo de los personajes. Voldemort tenía un pasado, uno no muy bueno, y supongo que es jusitificable en su medida que se comportase así. Igual que Snape, Jamie, etc.
Luego están los que tienen creencias erróneas (como Valentine) o los que se mueven por la venganza (como Victoria).

Pero bueno, me ha gustado tu reflexión.

Un besito!

mientrasleo dijo... [Responder]

A mi muchas veces me gustan más los malos, sobre todo literariamente suelen ser personajes más complejos.
Jaime por ejemplo me gusta por fuera :-P
Besos, una entrada fantástica

Galleta Shirahime dijo... [Responder]

Muy cierto lo que dices XD aunque a mi en lo personal me gustaba snape desde que salio y nunca se me hizo malo XDD

Saludos!!

Claudia S. dijo... [Responder]

Me leiste la mente, en estos dias estaba pensando en esto, en que tan malos son los malos? tendrán algo de corazón? Por qué son como son? Pueden cambiar?
Me encanta el parrafo final que escribiste, esos son los personajes que a pesar de todo, se roban tu corazón.
Besos!

Lula dijo... [Responder]

Si se me permite la expresión, aplaudo de pie a esta entrada. 100% de acuerdo, de comienzo a fin.

Nanni-li dijo... [Responder]

recuerdo también el comienzo de Hannibal Lecter y porque era asiduo consumidor de carne humana baja en calorías! :P
buena entrada! muchos besos.

Majo R. dijo... [Responder]

¡Wow! Me encantan tus entradas, debo admitir que pasé del odio al amor con Snape.
Yo la verdad aprendí que no hay malos ni buenos con la saga Los Secretos Del Inmortal Nicolas Flamel. Y es que te ponen tan claro que todo el mundo tiene una realidad distinta y pueden estar muy seguros de que lo que hacen es lo mejor, de que todos se pueden arrepentir o, cómo tú pones, que tuvieron un pasado difícil.
¡Gracias por la entrada! ¡Saludos!

Trotalibros dijo... [Responder]

Toda la razón. George R. R. Martin y J. K. Rowling hace esto para que aprendamos que en la vida no todo es negro o blanco, hay matices, y las personas siempre somos matices.
Besos,

Babel dijo... [Responder]

Preciosa reflexión, Nina :o)
Aunque sí considero que hay malos malísimos sin posibilidad de redención, estoy de acuerdo en que Jamie y Rumpel son personajes que odias y luego amas con total sorpresa por tu parte, y pasión XD
Besotes duales.

Nina dijo... [Responder]

¡Gracias a todos chicos! Me alegra que les guste ^^

Marikiya dijo... [Responder]

Qué entrada más bonita Nina! (aunque no me he leído lo que estaba al lado de Jaime por si acaso xDD). Qué cabrona la Rowling cómo nos la metió doblada con Snape. Me entró la llorera mortal cuando me enteré de todo. Ains :')

Ludymila dijo... [Responder]

Hola cielo que buena la entrada, siempre me gusta mas los malos en la historia ya que me aburro con los chicos buenos jaja. besos

Rebeca Aguilar dijo... [Responder]

Me ha gustado mucho tu entrada. A mí me encantan los malos con claroscuros. A veces mola el típico malo malo para que el héroe luego le meta caña y des saltos de alegría cuando le pase algo malo, pero aquellos que muestran su humanidad... me pierden. Abrazos.