jueves, 14 de julio de 2011

El lapsus lector

A veces la cabeza y la vista se me nublan. Se llenan de ideas, de letras y de muchas cosas que no vienen a cuento y eso termina por desconcentrarme. Paso las páginas, una tras otra, pero no logro entender nada de lo que dicen, ni lo que está pasando ni nada. Me salí del libro en el que estaba sumergida y la cosa es que no puedo volver a engancharme, por más interesante que esté libro, por más  escenas calientorras tenga la página, siemplemente no conecto. Me ha pasado miles de veces que me canso de leer, que llego hasta un punto que me da algo de repulsa tener que decidirme por tantos titulos, tantos libros que me espera fielmente en la estantería a que yo les eche un ojo.

He leído poco este año, muy despacio, tratando de saborearlas palabras y me he cansado mucho. A veces creo que es bueno tomarse un respiro, por más que adoremos los libros. Porque todo en extremo cansa, y eso me ha pasado a mí. Tengo una pila calculada de unos quince libros, lo que para mí es mucho, y aún dudo por cual empezar. Algunas veces es sentirse encasillado en un género, adoro la variedad, pero leer al año leo diez libros o más del mismo tema es saturarse (considerando la literatura juvenil, que tan poca originalidad tiene estos días)

Mis pasatiempos predilectos también son bloggear, estudiar idiomas, diseñar y dibujar. Pero últimamente me encontraba absorbida en la lectura y estos hobbies pasaron al pozo del olvido. Ahora lo pienso mejor: leo lento, disfruto de las palabras y no corro por reseñar la primera novedad que se me cruza por la frente. Los estudios me quitan tiempo, y por eso actualizo apenas puedo, y me gusta saber que voy a mi ritmo, sin presiones. Porque a pesar de que deje de leer un mes, o que mi interés se vaya de vacaciones un buen tiempo, tarde o temprano vuelvo al vicio, a uno sano y dosificado sin prisas, que es mucho mejor, en donde puedo ser una criatura fantástica, o solo una chica normal a la espera de su galán de turno, donde puedo ser un personaje más: Vuelvo a mi quierida lectura.

12 comentarios:

Mandarina dijo... [Responder]

Hola guapa, me pasa igual, unos 40 libros pendientes y sin ganas de leer últimamente, aunque me esfuerzo pero no lo disfruto, necesito un descanso imagino...quizá sólo tengas que ir poco a poco y sin presiones.

besos

Susana dijo... [Responder]

Yo tengo muchos libros por leer, tengo tantos que no se cual empezar pero si que tengo ganas de leer, con las clases casi no tengo tiempo y ahora tengo que aprovechar

BESOS!

Misao dijo... [Responder]

Te entiendo perfectamente, a mi últimamente me está pasando justo lo mismo. Deseaba terminar las clases para dedicarme a la lectura pero cada vez tengo menos ganas de leer, no sé si será porque he leído mucho este año o porque simplemente necesito dejar reposar el vicio un tiempo antes de volver a él.
¿Que es pasajero? Supongo pero lo que si tengo claro es que no hay que leer con presión porque el libro no se disfruta, si no tienes ganas de leer tómate un respiro hasta que te entren de verdad porque la lectura es eso, un pasatiempo para pasar las horas y no para sufrirlas.


Saluditos!!!!

Cande dijo... [Responder]

Me parece excelente! :) a mi suele pasarme, sobretodo con la literatura juvenil , por eso trato de leer libros de diferentes géneros. Tú tranquila que aquí te estaremos esperando para leer tus reseñas y demás.
Un beso!

Pasajes románticos dijo... [Responder]

Creo que todos los que leemos habitualmente podemos entenderte.
Hay tanto por leer que de algún modo uno se obliga a leer un ratito a diario aunque no le apetezca y te das cuenta como pasas páginas y páginas y no disfrutas ni te estás enterando de nada como has dicho.

Lo mejor es tomarse las cosas con tranquilidad y si unos días no se lee no se lee..
Un beso!
Dácil

Claudia S. dijo... [Responder]

No lo pudiste haber dicho mejor. Tambien me ha pasado que no entiendo nada, estoy cansada y entonces dejo lo que estoy leyendo. Es mejor darse un break, luego volver y leer con ganas, es la mejor forma de saborear las palabras. Saludos!

Nidale dijo... [Responder]

Hola guapetona, como dicen nuestras compañeras, aveces pasa, y te tienes que dar un suspiro, la lectura es un hobbye, no una obligación.

Lee cuando te apetezca, lo que te apetezca.

Un besito linda!

Nortia dijo... [Responder]

¡¡Hola!!
Yo también atravesé esa época de no-puedo-engancharme-a-nada. Por muy buenos que fueran los libros. Me duró un año y pico, y solo pudieron romper la norma algunos libros como Los juegos del Hambre o Percy Jackson. Me desesperé tanto, que compré libros sin parar buscando uno que me enganchase. A mediados de febrero la atravesé, y desde entonces no he dejado de leer como una loca. Y aun así, tengo 36 libros pendientes :S
Besos.

Camila dijo... [Responder]

Es cierto uno siempre se ansa, sobre todo si lees mucho de lo mismo. Yo trato de ir alternando, por eso a veces me salen unas reseñas que no le interesan a nadie XD, pero cuyos libros son casi depurativos de todo el amor comercial con el que nos bombardean.

Un besote y me encantó eso de ir a tu ritmo.

Soycazadoradesombrasylibros dijo... [Responder]

ais linda me pasa a mi que ultimamente no me apetece leer¡¡tenemos que leer lo que nos gusta;)asi creo que disfrutamos mejor de la lectura¡¡besos

Jorge dijo... [Responder]

Nada, todo a su ritmo y a su momento... todo son fases... en la variedad está el placer y después de un juvenil, una de negra o una de lloros o lo que sea... es horrible leer un libro que parece que tendría todos los elementos para gustar, pero que no, que algo pasa y no, no hay conexión...

Nunca he sufrido de exceso de lectura... si acabo un libro y a los diez minutos no tengo otro me empiezo a colapsar y ponerme nerviso... A. es testigo de las absurdidades a las que he llegado.

Nina dijo... [Responder]

Gracias a todos :D Pues espero que se me pase, aunque soy tan loca que ya estoy leyendo otro :P

besos!